Las guerras correctas

5 febrero – 18 marzo
14,00 € a 16,00 €
De gira: 

ZARAGOZA: 29 y 30 de mayo a las 20,30 y 31 de mayo a las 19 horas. Teatro de las Esquinas

VALENCIA: 4, 5 y 6 de junio a las 20,30 horas. La Rambleta

La noche del 9 de enero de 1995 ocurrió.

Nadie pensaba que aquella entrevista fuera a levantar tantas ampollas. Pero lo hizo. Aquello marcó un antes y un después en la política española, y tal vez, un antes y después en sus vidas, y sobre todo, en su relación.

Esta es la historia dramatizada de la entrevista entre Iñaki Gabilondo y Felipe González en el plató de TVE con un tema central: el GAL y el señor X. La historia sobre aquellos treinta minutos donde el plató echó chispas, como literalmente me confesó Iñaki Gabilondo. La historia de la relación entre Iñaki Gabilondo y Felipe González antes y después de esa entrevista.

Pude conversar con Jordi García-Candau (director de RTVE en aquel momento) y con Iñaki Gabilondo sobre la entrevista y sus consecuencias. Tras la charla antes de irme Iñaki me dijo: “Gabi, cuando hables con Felipe, por favor, llámame. Quiero saber qué piensa él”. A día de hoy, aún estoy esperando. Ni Felipe González ni Alfredo Pérez Rubalcaba, que acompañó a Felipe en esa entrevista, me han recibido.

Casi 20 años después de aquella entrevista no me resisto a pensar que lo que ocurrió pasó como se relata en esta ficción, pero lo que aquí acontece es pura invención. Y en ese territorio debería quedarse.

Gabriel Ochoa

A Alberto San Juan, por su apoyo e impulso al proyecto

A Manolo, Luis, Chani y César, y a Teatro del Barrio

por embarcarse en esta aventura

A Iñaki Gabilondo, por aceptar ser un personaje

A Rodrigo Terrasa, por la documentación

A Carlos López y Marciano Menéndez, lectores infatigables

A mi mujer, Marta, y a mi hijo Gabriel

AGRADECIMIENTOS (por mi parte): José Marín (MementoNET), Marisol Madroñal (Prisa Radio), Mariola Cubells, Fran Llorente, Alicia Gómez Montano,…

Making of” de Las Guerras Correctas, por Gabriel Ochoa

TEASER:

FICHA ARTÍSTICA:

Texto y dirección: Gabriel Ochoa

Intérpretes:

Manolo sólo

Luis Callejo

César Tormo

Chani Martín

Ayudante de dirección: Javier Galán

FICHA TÉCNICA:

Iluminación: Raúl Baena

Producción: Teatro del Barrio

Vestuario y elementos escenográficos: Teatro del Barrio

LaSER

eldiario.es

Madrid es teatro

Afán de plan

Radio Valencia

S Moda – El País

Las provincias

Culturplaza.com

La República Cultural

El País

El mundo

Es Madrid

LaSER. Hora 25

Guía del ocio

Cuarto poder

Notodo

fronterad

Blog Experiencia

Diario de Córdoba

fronterad

Madriz

Levante

El País, David Trueba

Público, blog de Shangay Lily

Juan Raro

El Periódico

Episkenion

Avui:

Avui-LasGuerrasCorrectas

Diario de Javier Villán

La Rioja

El diario.es

Drama Panomara

Cinet Farö

Aveet

Revista Verlanga

las Provincias:

Las Provincias

 

 

Lo que se comenta en las redes

La prensa ha dicho:

“Los actores son magnéticos. Su interpretación roza la imitación sin llegar a la parodia, pero es imposible no escuchar a González en el suave acento sevillano de Manolo Solo y su trabajo con la voz, así como las inflexiones tan reconocibles en el discurso de Gabilondo que Callejo ha hecho suyas. Chani Martín, por su parte, es un Rubalcaba casi calcado (esos gestos de las manos, esa cara…) y César Tormo hace un García Candau (personaje que el público general tiene menos en la retina) con mayor libertad que sus compañeros.”
 Esther Alvarado – El Mundo

“La dirección es magistral. En ciertos momentos se rompe la cuarta pared y los personajes que están hablando en conferencia telefónica transoceánica se saludan en un ingenioso guiño al público que alivia lo tenso de la historia. Los actores y espacios están perfectamente coreografiados para trasladarnos a mil lugares que van desde Nueva York a un campo por el que hacen un cómico footing Rubalcaba y Candau.” Shangay Lily – Público.es

“La obra no es solo estimulante, sino que promueve un debate parecido al que Javier Cercas alienta con sus libros: asomarse a los enormes abismos del concepto de poder político y el laberinto moral que lo acompaña.”

David Trueba – El País

“Se articula Las guerras correctas , un ejercicio de equilibrismo dramático entre la interpretaciones y sus referentes, lo ya sabido del asunto y también su intrahistoria, con sus dilemas éticos, extraordinariamente bien armado, sobrio y efectivo, tremendamente nuevo, fresco y grave, con la literatura convertida en un espejo no cóncavo, sino cortante de la realidad. Nada hay de esperpento en Las guerras correctas, sino fotografías que reclaman vivir.”

Joaquín Pérez – Diario Córdoba

Twitter ha dicho:

No hay que perderse a @manolosoloactor @ChaniMartn y cía en ‪#‎LasGuerrasCorrectas Y hay que darse prisa porque están llenando @teatrobarrio

Nacho Faerna, guionista

 

@gabkarwai nadie debería perderse “las guerras correctas” . Es fiel a lo que pasó y nos refresca un capítulo clave de nuestra historia

Alicia Gómez Montano, periodista TVE

 

Entusiasmada salgo de @teatrobarrio con “Las guerras correctas”!!! Bestiallllll ración de hemeroteca!!!

Ana Pastor, periodista

 

Una recomendación: Las guerras correctas, en el @teatrobarrio. Estuve en el estreno y es buenísima

Ignacio Escolar, director diario.es

 

Hablando de Ibáñez! @manolosoloactor en “El Gran Vázquez” lo clava. Como clava a Felipe González en “Las guerras correctas”. No perdérselo.

Dani Mateo, presentador El intermedio

 

Ayer vi ‘Las guerras correctas’ en @teatrobarrio. Viaje en el tiempo a los 90s, periodismo vs poder, y encima divertida. Enormes los actores

Isaac Rosa, escritor

FullSizeRender (1) FullSizeRender (2) FullSizeRender (3) FullSizeRender (4) FullSizeRender

 

Facebook ha dicho:

Concepción Carbajosa en su Facebook

“Ayer fui a ver “Las guerras correctas”, la obra de Gabi Ochoa que lleva un par de semanas en el Teatro del Barrio. No hace falta simpatizar plenamente con la ideología de sus responsables para considerar que el Teatro del Barrio es un lugar clave para entender lo que está pasando actualmente en este país, de igual manera que no es necesario que “La guerras correctas” sea una obra redonda para recomendar a todo el mundo que vaya a verla antes del fin previsto de sus sesiones el 1 de marzo. Era lo que había que hacer, y es lo que hay que ver, básicamente. La obra es nuestra particular “Frost/Nixon”, centrada en la entrevista que Iñaki Gabilondo realizó a Felipe González en enero de 1995 en donde un entonces presidente del gobierno acorralado intentó negar, con más convicción que éxito, la relación de su gobierno con el GAL. Entiendo que la obra esté gustando mucho a los periodistas, puesto que es un canto al periodismo libre y su función en las sociedades democráticas. En el contexto español, es un valioso acercamiento al medio televisivo, escenario donde, de una forma que nos parece insólita hoy, González accedió a someterse a un juicio público del que salió perdedor y que probablemente fue mucho más contundente de lo que hubiera sido cualquier tribunal de justicia. A pesar de la popularidad en el medio de las ficciones históricas, la historia reciente de España es una asignatura pendiente, apenas material de derribo en las hagiografías de la Familia Real. Viendo “Las guerras correctas” me acordé un poco de “Mario Conde. Los días de gloría”, una destacada excepción. Manolo Solo, que en la obra es Felipe González, allí hacía de Carlos Solchaga. “Las guerras correctas” empieza algo tambaleante y sin alcanzar durante su primera mitad un tono consistente. Ampliar el duelo Gabilondo-González para incluir a Jordi García-Candau y Rubalcaba no se hace sin peligro, ya que mientras el primero, en la piel de César Tormo, aparece como un respiro cómico, el segundo (interpretado por un actor que me suele gustar, Chani Martín) no hace justicia a un personaje con formas y aspiraciones de “príncipe de la oscuridad”. Por el camino en la obra hay diálogos brillantes y un buen puñado de momentos inspirados que culminan con González en su retiro, ya seducido por los brillos de los consejos de administración (en un toque de genialidad, se nos presenta leyendo un periódico color salmón). Ahí vemos que el sentido último de la obra es mostrar uno de los principales pecados de nuestra democracia, la dificultad, cuando no la imposibilidad, de asumir la responsabilidad por los errores cometidos, el rechazo al rendimiento de cuentas, la eterna justificación de los males necesarios. “Las guerras correctas” me resulta al final como una contundente exploración de por qué nuestros líderes políticos salen como boxeadores sonados de sus puestos, convertidos en parodias de sí mismos, inutilizados para la vida pública. Leo por ahí que a esto lo llaman “teatro documental”. Yo me quedo con haber salido de allí tras ochenta minutos algo menos cínica pero también algo más pesimista.”

Valla publicitaria en Valencia:

Valla

 

 

Captura de pantalla 2015-11-30 a las 13.38.42

  • Anticipada: 14.00€
  • Taquilla, día de la función: 16.00€