PEDRO Y EL CAPITÁN, de Benedetti

1 enero
PEDRO Y EL CAPITÁN, un texto de Benedetti


Duración > 55′

Fechas > Miércoles y jueves 17,18, 24y 25 de SEPTIEMBRE a las 22:30 horas

Precio > 14€ en taquilla, 12€ venta anticipada 


Sinopsis – “Pedro y el capitán”, un texto de Mario Benedetti

Con esto de la tortura hacemos como con otras cuestiones peliagudas, -la violencia machista, la praxis sexual, el abuso en cualquiera de sus manifestaciones (a humanos, animales, o al medio ambiente)-, escondemos la cabeza y pensamos que nosotros no somos así, que eso no nos puede pasar. Ni como víctimas ni, naturalmente, como verdugos. Sin embargo, la tortura existe. Lo prometo. Y, si existe, alguien la tiene que practicar, da igual quiénes lo ordenen o lo ejecuten. Y cuando la practican no lo hacen sobre muñecos, como las operaciones quirúrgicas de las series de la tele. No, lo hacen sobre seres vivos. Les apresan, anulan sus sentidos, les golpean y maltratan hasta los límites de la imaginación. Les humillan con el fin de obtener información o confesión. Claro, cuando les están machacando los presos confiesan lo que el torturador quiere escuchar. Así pues, dos cosas: la vida no es una serie de televisión, y la tortura no resulta muy útil.

Entonces, ¿por qué se practica? Mario Benedetti (Urugüay 1920-2009) refexiona sobre el fenómeno de la tortura en Pedro y el Capitán hurgando en la relación que se establece entre un torturado y su torturador. Busca repuestas: en la ideología, en el dinero, en la infancia… Ninguna justifica una atrocidad que, en la actualidad, se produce, -como así denuncia año tras año Amnistía Internacional-, no sólo en países de los considerados tercermundistas, incivilizados o no democráticos, sino en el corazón mismo de la democracia occidental. En Guantánamo, los Estados Unidos encarcelan a presos sin las menores garantías procesales haciendo con ellos loq ue sabemos que hacen, con el beneplácito de los gobiernos civilizados y democráticos de Europa. En esto de la tortura no hay mejores o peores, de los nuestros o de los otros, en esto de la tortura todos son malos. Muy malos. Y hay que decir, como Pedro: “No, Capitán”, independientemente de que el capitán dirija una compañía del ejército ruso, americano, egipcio, senegalés o austriaco. Joder, basta ya.
Ficha Artística:
 
El capitán: Chete Lera.
Pedro: Jorge Muñoz.
Ayudante del capitán: Alberto Guio.
Ayudante de dirección: Jose Luís Huertas.
Puesta en escena: Emilio del Valle.